Por favor ayuda! Me gusta mi mejor amigo! Que puedo hacer? Tranquilidad, tranquilidad que no cunda el pánico. En el amor, como en todo en la vida, la realidad suele superar a la ficción y el sentirnos atraídos por nuestro mejor amigo/a es algo que pasa de una forma mucho mas habitual de lo que realmente pensamos. Por qué? Pues las razones son múltiples y de lo mas variopintas: una mala época, soledad, necesidad de conectar y de ser comprendidos/as…

Y es que de alguna manera todos nos enamoramos de rasgos de nuestros amigos, y si a eso le sumamos que con un amigo/a podemos hablar de cualquier cosa sin sentirnos juzgados, con total confianza, que siempre están a nuestro lado cuando los necesitamos y que los conocemos perfectamente hace que en ciertos momentos de nuestra vida podamos llegar a confundir lo que sentimos. En las próximas líneas trataremos de daros algunas claves para que llevéis esta situación de la mejor manera posible y quien sabe, lo mismo con sorpresa en su resolución…

Siempre lo primero, mira dentro.

Lo primero que para mi hay que analizar antes de nada es como está nuestra vida. Y esto que tiene que ver con el tema? Pues todo. Una ruptura, problemas familiares, un mal periodo amoroso, rutina, desmotivación laboral, inseguridad, autoestima baja o una vida social escasa son algunos de los factores que pueden hacer que a esa persona que hasta hace nada era como nuestro hermano/a de pronto le veamos con ojos diferentes.

Es importante tener claro si estos factores pueden estar influyendo en lo que sentimos porque sería una pena poner en riesgo una buena relación de amistad solo por una mala época (aunque si la amistad es consistente y madura no tiene porque pasar pero mejor no tentar a la suerte si podemos evitarlo). Muchas veces salir, llevar a cabo actividades que nos gusten, apuntarnos a cursos o eventos en los que conocer a gente nueva o lo que es lo mismo, ampliar nuestra vida social (sí, salir de cañas también vale) puede ayudarnos a aclarar esta situación. Por tanto lo mejor es no precipitarte e ir pasico a pasico. Por tanto deberíamos empezar haciendo un diagnóstico de como está nuestra vida y empezar a cambiar todo aquello con lo que no estamos satisfechos.

Yo personalmente soy partidario de no mezclar amor de pareja y amistad sobre todo cuando hablamos de relaciones de hace varios años y de mucha confianza. De un tiempo a esta parte he preferido buscar fuera de mi círculo de amigos todo lo relacionado con amor de pareja y sexo, porque al final en la vida, como habréis podido comprobar, no hay muchos amigos de verdad y si múltiples opciones para encontrar lo que buscamos. Qué hay que currárselo? Qué es mas cómodo lo anterior? Claro, he aquí el tema.

Es mas fácil sentirnos atraídos por alguien que ya nos conoce y nos entiende, que además está ahí y cuya confianza esta sobradamente demostrada que tener que ponernos nuestras mejores galas y salir a buscar entre cientos de ranas alguien que nos despierte la mas mínima inquietud. Pero aquí cada cual…

Sí, si eso está muy bien pero ya he analizado mi vida, me he alejado un poco de mi amigo/a, me he apuntado a un curso de cocina, otro de bricolaje, dos de informática , uno de pintura abstracta y tres de desarrollo personal, me han puesto una placa en al menos diez garitos de Madrid como crápula revelación del año y cada domingo me recorro con mi chándal y mi cintillo del pelo el retiro como buen atleta que se precie rezando para que mi hígado no salga huyendo por la boca mientras localizo algún alma cándida que me alegre el día. Pero nada, no solo no he conseguido nada sino que no se va de mi mente. Qué hago? Se lo digo? No se lo digo? Pido la ex tradición a Australia? Bueno lamento decirte que aquí hay tantas respuestas como casos.

Con este artículo solo quiero invitarte a la reflexión y mostrarte algunas de las formas en las que puedes afrontar la situación, pero al final lo mas importante es por un lado no darle demasiada importancia. El amor, por mucho que en ocasiones parezca algo casi divino debemos enfocarlo como un juego con el que debemos disfrutar de todo el proceso pero nunca dejar que nos arruine la vida si no sale como esperamos.

No olvidemos que el mundo está lleno de personas increíbles (vamos camino de ser 9.000 millones de habitantes en al tierra, que se dice pronto, digo yo que alguna habrá) y en cualquier lugar, en cualquier momento puede aparecer alguien con quien vivir una maravillosa historia de amor y de quien aprender y disfrutar de innumerables experiencias. Por tanto mi primer consejo es no sufrir con ello. Siempre puede pasar otro tren. Siempre.

Si finalmente no te convence lo anterior y quieres intentarlo pues vamos a la siguiente fase.

Me gusta mi mejor amigo ¿Cómo se lo digo sin arriesgarme a perder su amistad?

Pues yo lo primero que haría sería analizar indicios de si nuestros sentimientos pueden ser también los suyos. Esto en amistades que llevan tiempo puede ser complicado de discernir dado el nivel de confianza existente, no obstante hay claves demoledoras. Si esa persona a la que queremos conquistar nos habla de otras (que por otro lado es normal, no olvidemos que por encima de todo es nuestro amigo/a y seguramente tengamos confianza como para contarnos quien nos gusta y quien no) puede ser que no se plantee o al menos en ese momento algo con nosotros.

Siempre podemos dar un paso más e ir tanteando sin llegar a decírselo directamente a través de pequeñas indirectas, algún gesto algo mas cariñoso de lo normal e ir viendo como reacciona la otra persona. Si en ella había como en tu caso un sentimiento latente no manifestado es posible que entre al juego y de ahí acabe saliendo algo. Y si nada funciona y el sufrimiento de no avanzar nos come por dentro cada noche en nuestra alcoba? Pues si no queda otra y no queremos retirarnos de la lucha, la última opción sería decírselo a las claras y que sea lo que Dios quiera.

En este caso yo lo plantearía restándole importancia a lo que sentimos dado que es posible que la otra persona no se lo espere y pueda reaccionar asustándose o agobiándose ante la responsabilidad de hacer daño a una de las personas más importantes de su vida y acabe cogiendo un avión a Tanzania o escalando el Everest (es que la papeleta no es fácil). Sería algo así como “mira, se que esto te va a resultar raro pero últimamente estoy sintiendo cosas por ti, no quiero asustarte ni nada parecido, es algo que debo gestionar yo porque no quiero perderte como amigo ni ponerte en un compromiso pero entiende que eres muy especial para mi y estoy algo confuso/a con respecto a como te estoy empezando a ver…”

No se trata de ponerle en la tesitura de que nos declare lo que siente o no por nosotros o si nos ve como una posible pareja en ese momento sino simplemente que sepa que por nuestra parte hay algo, pero dejarle claro que en principio no se lo decimos porque estemos esperando una respuesta sino por compartirlo dada nuestra relación de amistad. Es posible que esa semilla acabe germinando en la otra persona y a partir de ahí nos empiece a ver como alguien diferente o como una posible pareja y se acerque a ver que pasa. Pero en caso contrario, agradecerá nuestra sinceridad y ante la falta de exigencias (en plan “o sientes lo mismo que yo o no podremos seguir con esto”) podremos seguir con la amistad entendiendo esto como algo natural que puede pasar y que no tiene la mayor importancia. En ocasiones es posible que hasta pueda sentirse alagado/a y hasta se refuerce la relación, si es que estáis dispuestos/as a continuar si no somos correspondidos. En todo este proceso cada uno es diferente y el conocimiento que tenéis de la otra persona es crucial en cuanto a la estrategia a seguir (como en todo no se puede generalizar). Es interesante el experimento de las 36 preguntas para enamorarse también conocidas como 36 preguntas el hormiguero dado que las probaron en el programa. Quien sabe…lo mismo funciona…

Así pues, si mañana te levantas y sientes que te gusta tu mejor amigo, tranquila. Lo mas importante es no dramatizar, no verlo como algo trágico sino como algo natural que puede pasar (la frase el roce hace el cariño no es casual) y reírnos de lo sucedido. Al final no hay nada que el tiempo no pueda cambiar y para bien o para mal, todo pasará y aunque no lo veáis en el momento, cada reto al que os enfrentamos nos hace crecer como personas, nos hace más fuertes y más sabios. Os recomiendo que os perdáis el post sobre como declararse a una amiga y no morir en el intento. Por muy mal que os salga nunca será peor que la que lió el protagonista.

Así pues…..Disfrutad de vuestra historia canallas y sobre todo…Enamoraos!!(Y compartir en redes si os ha mola please!)

Enamoraos canallas