Hoy queremos hablaros de una historia conmovedora, de esas que dejan constancia de cuan importante es el amor y la compañía en nuestras vidas hasta el punto de dejarnos sin palabras. Y es que morir de amor en una época en la que cada vez las parejas duran menos es cuasi heroico.

El caso que os traemos es el de Paula Sheperd, considerada ya como la primera mujer que muere de amor tres días después de encontrarse muerto al que era su fiel compañero de viaje Raymond Sheperd desde hacía 40 años. Dicen que ni siquiera llego a informar de la muerte de su marido ni a pedir ayuda, quizás porque ella en su interior sabía que no había nada que hacer y que no podría seguir sin él. La pareja fue encontrada sin vida por Suzanne Ashman, un agente inmobiliario de Southampton tras intentar contactar con ellos sin éxito. Su hijastra, Alison White, declaró: “Papá era su ancla”.

Y es que según la ciencia, parece ser que es posible “morir de amor” debido al fuerte impacto emocional que puede suponer la pérdida de la persona con la que llevamos compartiendo nuestra vida desde hace tanto tiempo. Esto se había comprobado en otras especies animales en los cuales uno de los miembros de una pareja no había podido soportar la muerte de su cónyuge y habría acabado, como se decía, muriendo de pena. Sin embargo en humanos es la primera muerte conocida en tales circunstancias, aunque sinceramente no creo que haya sido la primera ni probablemente será la última.

La historia ha generado mucha expectación y ha sido comentada en numerosas redes sociales. Y es que después de tanto tiempo compartiendo todo con alguien y a esa edad en la cual uno lo único que quiere es vivir sus últimos años en paz y sin grandes sobresaltos debe ser durísimo tener que aceptar el irte después del ser amado y tener que soportar su pérdida .

Al final es otra prueba más de que con el tiempo el amor no desaparece entre dos personas sino que bien llevado se acaba transformando en otra cosa tan especial como puede ser el enamoramiento mas pasional. No hay duda de que muchas veces la realidad supera al cine y esta historia es digna de la mejor película de Hollywood. Esta historia fue publicada en el diario inglés The Intependent.

¿Y tú? ¿Morirías de amor?
Enamoraos canallas