Una de esas películas que todo el mundo debería ver aunque sea al menos una vez en su vida, si es que puedes, porque sus diálogos se adhieren tanto a las paredes de tu mente que no te dejan, y al final, acabas viéndola una y otra vez buscando en ella la verdad de la vida, del amor o simplemente disfrutando de los grandísimos Federico Luppi o Mercedes Sampietro y de la belleza de las palabras usadas en cada rincón de esta maravilla de Adolfo Aristarain.
Es difícil quedarse con un fragmento de esta obra maestra del cine pero teniendo en cuenta la temática de este santo blog hemos decidido dejaros con esta escena de flirteo magistral entre nuestro protagonista Fernando (Federico Luppi) y la secretaria de una biblioteca Tutti Tudela (María Fiorentino).
Esperamos que disfrutéis de ella tanto como lo hemos hecho nosotros y sobre todo que si aun no la habéis visto… pues que os deis prisa, que tenéis delito!!

Fernando (Federico Luppi): Creo que usted sabe mucho de perfumes.
Tutti Tudela (secretaria): Ummm, casi tanto como usted de mujeres. Con una sola mirada, muy discreta, me examinó de arriba a abajo y creo que no le pareció nada mal lo que veía, ¿me equivoco?
F: O usted es muy sabia o mi mirada está perdiendo la discreción, tal vez porque no esperaba encontrarme con alguien que despertara en mí un inequívoco sentimiento de lujuria.
T: Usted también es una presa que una mujer sin prejuicios estaría muy dispuesta a conquistar.
Carlos (amigo de Fernando): Si quieren sigo yo con las fotocopias y ustedes se van a tomar un café o algo…
T: A mí me quedan unos cuantos prejuicios. Este momento no debe pasar de ser un intercambio muy agradable de elogios eróticos. Puro coqueteo entre dos personas con mucha experiencia.
F: Experiencia no implica conocimiento… Yo no sé nada de mujeres.
T: Eso es una mentira elegante, un caballero no habla de ciertas cosas.
F: Las pocas mujeres que conocí en mi vida, las admiré, las observé e intenté descifrarlas…, nunca dejaron de ser un misterio, nunca dejaron de sorprenderme. Creo que lo único importante es disfrutar de su presencia. No me di cuenta enseguida, pero… un tiempito después aprendí a escucharlas, a valorar los silencios, las miradas, esos momentos en los que parece que no pasa nada y pasa un mundo. Aprendí a respetar su intuición, su inteligencia… y aprendí a amarlas.
T: Le quiero advertir que el nivel de mi defensa se está bajando peligrosamente. No se puede decir esas cosas así… como si nada.
C: Yo me voy, te espero en el coche… (hace gesto de irse).
F: Llevo 40 años casado con la misma mujer y le soy fiel (su amigo se queda).
T: No soy chismosa, no es necesario que me mienta.
F: No le estoy mintiendo. Nunca me obligué a serle fiel a mi mujer. No es una norma o pacto a respetar. Con Lili, con mi mujer, siempre dijimos que si alguien se cruza con alguno de los dos… mala suerte, pero sin mentiras. Estamos juntos porque queremos, nadie nos obliga a ser leales. Ninguna de las mujeres que conocí después de Lili le puede ganar. No… Las miro, las puedo admirar, me puede asombrar encontrarme con alguien como Tutti Tudela, pues yo estoy abierto a lo que sea, por lo que pueda pasar. Pero no hay caso… Lili gana… Lili gana siempre.
T: Tengo la… sensación… de que cuando habla de mujeres… está hablando de una sola mujer.
F: Sí, puede ser sí.
C: Debo advertirle, mi querida Tutti que el discurso de mi amigo es una gran mentira, magistralmente armada para seducir mujeres hermosas como usted.
T (hablando a Luppi): Me gustaría mucho conocer a su mujer.. quiero dejar de ser discreta por una sola vez y contarle todo lo que usted me dijo. ¿Ella lo sabe?
F: Nunca se lo dije, pero… Lili… qué sé yo!!!! nunca se le escapa nada.
T: Dígaselo.
F: No sé si puedo… Por eso escribo…
T: Eso también estaría bien… pero hágalo pronto… Esa mujer no se merece que la hagan esperar tanto.
Enamoraos canallas