El diccionario de la Real Academia Española define flirtear como “coquetear o manifestar interés amoroso o sexual por alguien, sin intención de comprometerse”. Pero, ¿es un flirteo una forma de engañar a tu pareja?

La consejera experta en relaciones de pareja Denise Knowles tiene la respuesta y es que, aunque este sea un debate que se mantiene a lo largo de los años, Knowles asegura que la solución es fácil si se aborda de forma correcta.

Según a quien preguntes te dirá que alargar una mirada más tiempo del necesario, cruzar cumplidos en las fotografías de las redes sociales o que se te vayan los ojos detrás de alguien es flirtear, y habrá quien opine que es solo una diversión inocente.

Lo cierto es que, según Google Trends, esta es una de la cuestiones que más inquietan a los internautas en los últimos años y el debate se extiende a las redes sociales donde las opiniones son muy dispares.

La opinión de la experta

Denise Knowles afirma que flirtear no es engañar: «Nunca diría que flirtear es engañar directamente» y precisa, «Es solo cuando empieza a hacer daño o la intención a hacer daño, o cuando lo estás ocultando, que se está cometiendo una traición y puede ser hiriente» declaraba para The Independent.

Según la experta, ambas partes deben tener claras las reglas del juego: «Si estás teniendo una conversación y tonteando con alguien, y por ambas partes se entiende que es solo un poco de diversión inofensiva, puedes disfrutar de ello».

En el caso de que solo uno se esté divirtiendo, las conclusiones serían otras: «Cuando estás flirteando y la otra persona no es consciente de los límites o tu pareja está infeliz con ello, y tu continúas, puede ser muy muy dañino».

Knowles ve este comportamiento incluso como algo que, en ocasiones, puede llegar a ser positivo: «Este flirteo puede ser percibido como un síntoma de lo saludable que es una relación. Y, mientras el flirteo es cada vez más sencillo, a través de mensajes o fotos de Snapchat, los principios que cuestionan si esto es un problema siguen siendo los mismos».

La norma que define el tipo de flirteo sano es bastante clara según las palabras de la experta en relaciones de pareja: «Si tratas de ocultar algo es síntoma de que hay un elemento de traición» argumenta.

En caso de que alguien se sienta herido por los flirteos de su pareja con otra persona debe enfrentarse a la situación con calma:

«Alguien preocupado o molesto por la aparente actitud de flirteo de su pareja no debería acusarle, más bien abordar la situación con ‘curiosidad’ ya que puede que no tuviera intención de ser hiriente con sus acciones» afirma Knowles.

Si nuestro partenaire está tonteando con otra persona debemos preguntar si está pasando algo más y si es por falta de comunicación en la pareja. “¿Qué es de lo que no eres capaz de hablar con tu pareja como para haber acabado mirando a escondidas su móvil?» se cuestiona la experta.

Existe un punto en el que el flirteo con terceros puede volverse un problema y es importante hablarlo para poder solucionarlo. «Si estás incómodo con algo en una relación, o sospechas cosas, necesitas hablar sobre ello» concluye Knowles.

 

 

Casas rurales con jacuzzi para dejarte con la boca abierta

Enamoramiento: Por qué nos enamoramos de una persona, y no de otra

 

 

Enamoraos canallas

Fuente: As