Hoy queremos hablaros sobre la Filofobia o miedo a enamorarse. Mientras que para muchas personas el enamorarse puede ser una de las mejores experiencias de su vida, para un filofóbico puede ser una auténtica pesadilla. Al final como cualquier otra fobia, la filofobia no es más que una forma de nuestro cerebro de intentar anticiparse a algo malo que nos puede pasar para de ese modo intentar evitar el dolor o sufrimiento que puede acarrearnos una situación concreta. En este caso el miedo es a enamorarnos. 

¿Qué es realmente la filofobia?

La filofobia es un transtorno de ansiedad que empuja a los que la padecen a tener un miedo extremo e inconsciente a enamorarse, lo cual puede hacer que estas personas, en un intento desesperado  por evitarlo, se aíslen y eviten conocer gente nueva. Y es que el filofóbico se siente aterrado ante la posibilidad de generar nuevos lazos afectivos con esa persona le atrae y hará todo lo posible por evitar comprometerse.

Pero no solo eso. También evitará el conocer a personas nuevas e incluso intimar demasiado con gente de su trabajo, compañeros del gimnasio, conocidos del barrio,…Y es que los filofóbicos experimentan sensaciones muy intensas y negativas cuando se enamoran y dejan de ver este proceso como algo maravilloso e increíble. Al final estamos hablando de un miedo extremo, y como todos los miedos, pueden llegar a paralizarnos, incapacitarnos, aislarnos o incluso terminar en ataques de estrés, pánico o ansiedad. No es de extrañar si tenemos en cuenta que, cuando nos enamoramos, se producen múltiples alteraciones hormonales y neuronales en nuestro cerebro, y si por circunstancias vitales nuestra visión del amor es negativa, esto puede derivar en que vivamos un auténtico infierno cuando nos enamoramos.

Realmente el filofóbico no teme al amor en sí sino a todo lo que deriva del mismo. Miedo a sufrir, a ser abandonado, a dar mas que la otra persona, a sentirse encerrado, a que su pareja no sea la adecuada, a ser engañado,…Todos estos miedos se han ido gestando con el tiempo en base a experiencias vitales de la persona que lo padece, hasta el punto de llegar a convencerse a sí misma de que lo mejor es estar sin pareja. Es obvio que esto no es mas que otro engaño que se infringe la persona que padece filofobia ya que, a pesar de todo el sufrimiento que experimentan y de las veces que puedan afirmar que no necesitan estar con nadie siguen buscando pareja.

¿Cuáles son las causas de la filofobia?

1) Como comentábamos así por encima, una de las causas de la filofobia suele ser alguna experiencia negativa o traumática en nuestra infancia como pudo ser la relación de nuestro padres, el cariño que recibimos cuando eramos pequeños,…

2) La cultura en la que crezcamos puede determinar y condicionar la opinión que acabemos teniendo sobre el amor. En aquellas sociedades muy estrictas donde el amor puede estar castigado en función de quien sea la persona de la que nos enamoremos(si es otra persona del mismo sexo, un familiar, un amante en matrimonios concertados…)habrá muchas personas que puedan desarrollar este miedo a enamorarse por el temor añadido de ser castigados.

3) Nuestras relaciones pasadas pueden llegar a desembocar en esta fobia. Si hemos tenido relaciones tormentosas, dañinas, egoístas o si nos han dejado en varias de ellas y hemos tenido que enfrentarnos a un proceso de superación muy doloroso podemos acabar padeciendo filofobia. 

4) El simple miedo al rechazo. Un persona insegura puede ver este miedo como algo insoportable de afrontar en caso de producirse.

La realidad es que todo puede influir aunque no existe consenso en cuanto a los porqués de esta enfermedad. Hay personas que a pesar de todos los factores enumerados anteriormente son capaces de tener relaciones sanas mientras que otras se aferran al dolor y son incapaces de superarlo.

¿Cuáles son los síntomas propios de la Filofobia?

Los síntomas físicos suelen ser muy concretos y muy comunes a los de otros tipos de ansiedad:

  • Falta de aire
  • Ganas de vomitar
  • Desórdenes gastrointestinales
  • Sequedad bucal
  • Sudores fríos
  • Taquicardia
  • Mareos
  • Temblores
  • Visión borrosa
  • Pérdida de Control

Sin embargo los síntomas mas asociados a nuestra conducta pueden ser mucho mas variados, en función de la persona y de la gravedad de cada caso. Hay personas que se refugian en relaciones sin compromiso de baja intensidad emocional para evitar sentirse vulnerables, personas que tienen varias parejas al mismo tiempo por miedo a que las dejen, otras pueden pasarse años evitando cualquier contacto con el sexo opuesto…Sin embargo si podemos decir que existen algunos patrones conductuales propios de las personas filofóbicas que pueden ayudarnos a identificarlos. 

  • ¿A cuantas personas conocéis que encuentran defectos en todas las posibles parejas que encuentran? Que no digo que tengan que conformarse con cualquiera pero si he visto que este perfil de personas se pasan la vida poniendo pegas a todo aquel que se cruza en su camino mientras el tiempo pasa y siguen estando solas. Al final no son mas que excusas que usan para eludir exponerse y sufrir.
  • En ocasiones coincide que además este tipo de personas se fijan en otras que son inalcanzables como forma de justificar que no es que sean demasiado pejigueras sino que son las circunstancias las que impiden que puedan estar con esa pareja ideal inalcanzable que señalan con nombre y apellidos.
  • Muchas veces simplemente se emparejan con perfiles completamente opuestos a ellas de modo que cuando todo se vaya al traste siempre podrá justificarse en plan “Yo al menos lo intenté” o “no pude hacer más, somos demasiado distintos” sin sentirse culpables por la ruptura y tratando de demostrar que no son sus miedos los culpables de su soledad sino mas bien el mercado, ¡Que está fatal!
  • También suelen verse perfiles de personas que permanentemente provocan discusiones, muchas veces de forma inconsciente, para generar esa ruptura final. Son personas que sin aparente explicación se auto boicotean con cabreos absurdos e injustificados y a las que parece que todo lo que hace la otra persona les molesta.
  • Otro factor es que tienden a esconderse o alejarse cuando notan que la otra persona se acerca demasiado. Comienzan por no responder al teléfono, poner excusas para no quedar, dilatar la frecuencia de los encuentros,…En definitiva refugiarse en su caparazón.

Seguro que conoces a alguien que cumple estos patrones, ¿Me equivoco?

¿Qué puedo hacer si tengo miedo a enamorarme?

Un problema que hace de la Filofobia algo muy problemático es la dificultad a la hora de “aislar” la fuente del miedo, tal y como se podría hacer en otras fobias. Cuando alguien tiene miedo al agua es relativamente sencillo el establecer un objeto concreto como fuente de tales males y poner la terapia adecuada para que poco a poco se vaya superando. En el caso del amor es un poco mas complejo dado que no es algo o alguien concreto sino que cualquier persona o situación puede desencadenar lazos afectivos relacionados con el enamoramiento y dar lugar a los síntomas que veíamos anteriormente.  

Y es que de no ser tratado este problema puede empujar a las personas que lo padecen a aislarse de los demás, a sentirse muy solas y a adoptar hábitos de vida poco saludables como puedan ser el alcoholismo o la drogadicción, reduciendo de forma dramática su esperanza de vida.

Aun así si crees que padeces filofobia no te preocupes. Hay muchas personas que tienen el mismo problema y se puede superar. Lo primero es que seas consciente de ello. Sin esto no se puede hacer nada, dado que siempre tenderás a echarle la culpa al mundo por tu fracasos amorosos y a eludir tu parte de responsabilidad. Ser consciente del problema es por tanto el primer paso para superarlo.

A partir de aquí dependiendo de la gravedad son bastantes las cosas que puedes hacer. Siempre es recomendable acudir a un especialista para contar con una adecuada supervisión. No obstante puedes intentar superarlo por tu cuenta siguiendo una serie de pautas. Al fin y al cabo no has de olvidar que superarlo depende exclusivamente de ti. Por muchas pautas que tengas, sean de un profesional o extraídas de un libro eres tu y solo tu quien ha de ponerlas en práctica y enfrentarte a tus miedos. Sin este factor no hay nada que hacer.

Si lo haces por tu cuenta son varios los pasos a seguir:

1. Enfrentarte al miedo

Muchas veces un problema se supera a base de simplemente exponernos a él. Este puede ser un buen primer paso para vencerlo. Simplemente el analizar como nos sentimos en esa situación como si fuésemos un espectador ajeno puede hacer que poco a poco nos vayamos dando cuenta de que no era para tanto y empecemos a experimentar ese miedo con menos intensidad. Y es que cuantas mas situaciones vivamos de este tipo mas podremos normalizarlas y demostrarle a nuestra mente que el miedo y la sobre excitación que estábamos experimentando no estaban justificados en esta situación.

2. Experimenta el ahora.

Es importante que aprendamos a vivir el ahora. Y es que si lo piensas no existe nada mas. El pasado ya no está y el futuro no existe aun. Por tanto si somos capaces de vivir cada momento como si no hubiera nada más podremos aprender a disfrutarlo sin esas consecuencias que tanto nos aterran. De esta manera, podremos controlar la ansiedad.

Muchas personas usan el llamado Mindfulness para ser conscientes del ahora y poder disfrutar mas de su día a día. AL fin y al cabo si alguien te dijera que este es el único momento que vas a vivir en tu vida…¿Lo afrontarías con miedo a lo que pueda pasar mañana? Es obvio que no.

Si quieres saber mas sobre el tema te recomiendo encarecidamente el libro “el poder del ahora” de Eckhart Tolle.

Resultado de imagen de el poder del ahora

3. Expresa lo que sientes.

No es bueno escondernos en excusas. El compartir nuestros miedos con los demás nos ayudará a ser mas conscientes de los que nos pasa y a liberar tensiones y cabreos que llevamos dentro. Además nos ayudará a minimizar la importancia que tiene el que una historia de amor pueda salir mal. Este es un elemento básico que ya recomendamos en el post Buscando a la pareja perfecta: Plan de acción: Si vas a salir a buscar pareja busca apoyos, amigas que te asesoren, te den otro punto de vista y sobre todo esté ahí para compartir éxitos y fracasos y echarse unas risas contigo si todo sale mal.

No olvides que puedes llevarte una buena sorpresa al descubrir que hay alguien muy cerca de ti que ha pasado por lo mismo que tu. Por tanto compartirlo siempre es positivo, bien sea con tu pareja, familia o amigos.

4. No tengas prisa.

Cualquier cambio en tu mente requiere de tiempo, no sucede de la noche a la mañana. Piensa que muchas conductas dependen de circuitos neuronales que se han ido haciendo  fuertes con el tiempo. El que pierdan fuerza y dejen de serlo mientras otros circuitos ocupan su lugar es algo que requiere tiempo, por tanto debemos ser pacientes e ir valorando cada pequeño avance. Llegará un día en el que casi como por arte de magia se habrá modificado tu forma de pensar y verás las cosas de otra forma.

5. Acude a un profesional

Como te decía antes si no puede solo siempre es bueno acudir a un profesional que nos asesore y nos guíe paso a paso. Existen varias terapias que veremos a continuación y que funcionan muy bien con los trastornos fóbicos.

La filofobia como decía antes es algo mas compleja dado que no existe un objeto concreto responsable del mismo pero se puede tratar. Vamos a comentar un poco en que consisten tales tratamientos para que tengas una visión global:

 

1) Terapia de desensibilización sistemática.

Esta terapia se basa en hacer que el sujeto se enfrente directamente a sus miedos a través de la exposición. Hoy en día tenemos la suerte de poder hacerlo con las nuevas tecnologías usando elementos como la realidad virtual para enfrentarnos a esa situación que tanto tememos antes de hacerlo en el mundo real. Es como un simulacro.  

2) La terapia cognitivo conductual (TCC).

Este tipo de terapia nos muestra cuales son los ciclos de los patrones de pensamiento negativo y nos da diversas técnicas para identificarlos y modificaros. Decir alguna palabra en voz alta o mentalmente cuando los pensamientos negativos aparecen, el minimizarlos en nuestra imaginación al tiempo que los convertimos en imágenes en blanco y negro…

3) Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares.

Este método ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de las fobias específicas, pero hay poca literatura sobre si es eficaz con la filofobia.

Se trata de re programar nuestro cerebro a través de movimientos oculares rápidos. Y es que este movimiento se produce de forma natural cuando dormimos y nuestra mente se halla en pleno trabajo de reorganizar la información asimilada durante el día. Es muy habitual usarlo también para el tratamiento de los miedos y temores.

De hecho es curioso como en una situación de estrés, si nos sentamos, cerramos los ojos y llevamos a cabo movimientos oculares rápidos durante aproximadamente un  minuto, al terminar y como si de magia se tratará os sentiréis mas tranquilas y relajadas.

4) La hipnoterapia.

La hipnosis puede ser muy útil para interrumpir asociaciones que tenemos hechas en ciertos comportamientos adictivos. Sobre todo puede ser interesante para averiguar la causa exacta de nuestra filofobia pero existen serias dudas de que pueda ser un tratamiento efectivo a la hora de modificar cualquier asociación de forma permanente y sin la participación directa del paciente, dado que todo queda en manos del terapeuta.

 

Bueno canallas esperamos de corazón haberos ayudado a resolver dudas, aprender un poco mas sobre esta patología y esperamos que aquellos que la padecéis podáis superarla y volver a disfrutar de algo tan bonito y divertido como es el amor.¡Y ya sabéis!¡Compartid si os ha gustado!

 

Enamoraos canallas