Una pregunta considerada ya clásica en el mundillo parejil que muchas mujeres y seguro muchos mas hombres se habrán hecho. Preguntas tales como «¿Qué hace esa chica tan mona con semejante especimen? ¿Cómo demonios habrá conseguido ligársela con esa cara de alienígena con alitosis profunda? ¿Porqué tantas chicas monas con tantos tíos feos? Seguro que él tiene mucho dinero o un buen… corazón en el… pecho, si… porque sino chica no me lo explico. ¿Pero que habrá visto en semejante ser de belleza distraída?».

Y esto no dejaría de ser un tema frívolo, superficial, subjetivo, generalista y muchas cosas mas chungas digno de ser tratado un sábado por la noche de copas con tus colegas y deprimirte un rato si no fuera porque ya disponemos de una explicación científica al respecto. Y no me cabe duda de que encantará a muchos hombres no muy agraciados que siguen pensando en el secreto de esta afortunada minoría, y no tanto, a los guaperas de playa.

Evidentemente y aunque nos cansemos de escuchar que el dinero no es lo mas importante, parece ser que sí que influye bastante. Y es que según un estudio llevado a cabo a 46 personas de entre 26 y 46 años en la ciudad de Munich y publicado en la revista «Proceedings of the National Academy os Sciences» los hombres dan prioridad al aspecto físico y las mujeres a la estabilidad económica.

No obstante si resulta que además de formar parte del club de los tíos feos encima tu cuenta bancaria no rebosa alegría tranquilo, es un factor importante pero no el único que influye. Y cuando lo descubrí debo decir que me sorprendió aunque tenga su lógica.

El investigador de la Universidad de Tennessee (EE UU) James McNulty, hizo un experimento con 82 parejas de las cuales en una tercera parte, ella era mas atractiva que él (siempre partiendo de la base de la subjetividad de la belleza y usando para ello estudios basados en pautas universales), en otra él era mas atractivo que ella y otro tercio en el cual ambos estaban equiparados.

¿Y que hizo? Los puso a discutir sobre temas personales para comprobar en cuales de estas parejas ellas recibían mas respaldo de sus parejas. Y descubrió que las mujeres cuyas parejas eran mas agraciados que ellas recibían menos respaldo emocional que aquellas en las que él era menos agraciado.

Y las conclusiones son lo mejor. Parece ser que aquellos novios considerados tíos feos por la mayor parte de la sociedad o simplemente menos atractivos que sus novias tenían la sensación de estar disfrutando de algo mas de lo que merecían y por tanto cuidaban mas su relación que aquellos hombres considerados mas agraciados con respecto a sus parejas. Cuestión de equilibrar parece ser. Según este investigador, éstos últimos podrían vivir con la insatisfacción de sentir que podrían conseguir algo mejor y por tanto no se esforzarían tanto en pelear por que todo funcione bien.

Por supuesto y dado que la belleza es tan subjetiva (no se muy bien que parámetros usó el señor McNulty) considero que hay que tomarse este tipo de estudios con pinzas. Ni para todos la belleza es igual ni por supuesto la belleza es lo mas importante y mas hablando de una relación de pareja (aunque en un principio se haya demostrado que los hombres sean mas visuales). Una cosa es que este factor pueda influir en las primeras impresiones y que el físico influya y otra muy distinta es que nuestro comportamiento dentro de una relación dependa tanto de la belleza del otro.

Al final no dejan de ser curiosos estos tipo de estudios porque siempre se aprende algo pero cada persona tiene su ideal de pareja único e intransferible resultado de los millones de interacciones que ha tenido en su vida y me resulta muy difícil por no decir imposible establecer este tipo de patrones. Lo único bueno es que si  desde siempre te han incluido en el club de los tíos feos no te angusties, tu también puedes terminar con una chica guapa (aunque espero que además tenga mas cosas que te gusten claro!!)
Enamoraos canallas