Debido al coronavirus, le hecho de ligar se está poniendo muy cuesta arriba para muchos solteros que tratan desde sus casas de suplir el vaio de la soledad con apps de citas, llegando inclulso muchos de ellos a saltarse el confinamiento.

La noche posterior a que el gobierno español ordenase un cierre nacional para detener la expansión del coronavirus, Raul, de 25 años, se lanzó a pedirle a la mujer a la que había mandado mensajes en Tinder durante tres días que le fuese a visitar a su casa.

Para su sorpresa, ella aceptó. Llegó en un taxi, usando guantes y negándose a coger el ascensor y se encontraron en su piso, no sin antes ella insistir en que cogería un taxi antes del amanecer para volver a su casa.

«Es la primera vez que una chica acepta venir a mi casa en una primera cita. Supongo que será mi última oportunidad antes de que todo esto termine».

A medida que los gobiernos usan medias de emergencia para luchar contra la pandemia del coronavirus, y las medidas de distanciamiento social impiden conocer gente en bares, cafeterías o restaurantes, el amor, o al menos la pasión, sigue encontrando una vía a través de las apps de citas.

Si bien hay personas como Raúl que se la juegan a verse en persona, muchas historias online, debido a los riesgos para la salud, a menudo utilizan las video llamadas que incorpora la aplicación para poder seguir conociéndose.

«Antes era más bien ‘hey buscando una chica’ y ahora es como ‘hey tal vez después de un coronavirus'», dijo un usuario de Tinder . Lo curioso es que no ha existido un cambio importante en el número de usuarios que descargan apps de citas en el mundo.

Mas bien parece que su uso se ha mantenido estable y siguiendo las tendencias estacionales. Si parece haber excepciones, como sucede en el caso de la app para ligar OkCupid, que afirmaba que si que había visto un incremento en su uso entre los más jóvenes, sobre todo en las grandes ciudades.

«Lo que observamos en OkCupid es un auténtico deseo de conectarse. Mientras más y más gente esta trabajando desde su casa, anulando todos sus compromisos sociales, no viajando, algunos ya se sienten solos y un poco aislados», dijo la jefa de marketing de OkCupid, Melissa Hobley.

«En muchas ciudades, el coronavirus se ha transformado en uno de los mayores rompehielos a la hora de iniciar una conversación».

A pesar de ello, hay indicios de que las apps de citas están tratando de atraer a nuevos miembros en los países que han pasado a un confinamiento nacional, algo que podría ser cada vez más habitual en el resto del mundo.

Por ejemplo las descargas de Tinder cayeron un 37% en España y un 41% en Italia la semana pasada en comparación con la semana anterior, según Sensor Tower.

Advertencias de salud a los usuarios.

La preocupación por la salud de los daters que no respetan el confinamiento ha llevado a empresas de citas como Grindr y Tinder a emitir advertencias de salud que recomiendan a los usuarios que mantengan una higiene segura y se laven las manos.

Y en Facebook parece que ya se lo están planteando aunque de momento no han dado el paso.

La app para ligar OK Cupido hizo énfasis en que los individuos no deberían verse en persona mientras dure el confinamiento y no se haya resuelto el tema del coronavirus, y tanto él como Bumble estaban intentando empujar a las personas a que mejor hicieran chats de video.

 

Parece que algunos usuarios si están haciendo caso.

Se tiene la impresión de que la experiencia del coronavirus es mayor para los hombres homosexuales que ya vivieron la pandemia del SIDA.

«La tentación de pasar tiempo e intentar ligar a través de estas apps de conexión basadas en la localización es muy poderosa y al mismo tiempo se da el hecho de que el miedo a quedar con extraños nunca ha sido mayor», dijo.

Los especialistas en la materia dicen que los jóvenes con un sistema inmunológico fuerte son los que menos riesgo tienen de morir de la enfermedad. Sin embargo, le han pedido a las personas de entre 20 y 40 años, que aún pueden contagiar la enfermedad a otros, que modifiquen su conducta por el bien común.

Siempre hay gente dispuesta a arriesgarse.


No obstante, una usuaria acostumbrada a ligar a través de Tinder, afirmó que la mayor parte de la gente que descubrió en la app parecía estar abierta a seguir teniendo citas presenciales a pesar del coronavirus. Un hombre con el que habló hace poco quiso quedar, pero su familia le impidió salir de la casa. Otro sin embargo se mostró de acuerdo en que lo mejor era no hacerlo.

«Mi única motivación para seguir estando en estas apps para ligar es para poder salir con alguien, y eso no ha cambiado para mí». Si ellos están dispuestos a correr el riesgo a pesar del coronavirus, yo también», dijo.

Otra estudiante universitaria de Tailandia dijo que ella seguía ligando como siempre durante el brote, con entre una y dos citas a la semana.

Bajo la cama de su dormitorio están escondidas nada menos que 400 mascarillas que sus preocupados padres le han ido enviando. «Yo no estoy tan preocupada como ellos.», dijo la joven de 19 años.

Chuan, de unos 35 años, no fue a visitar a su familia en la ciudad de Wuhan, la zona cero de la epidemia de coronavirus, por miedo al rechazo que podría sufrir posteriormente en Shangai.

Se quedó acompañado de su nueva pareja, a la que conoció en una app de citas gay, aunque el hombre estaba contagiado de coronavirus y se encontraba en su segundo día de cuarentena post-viaje.

Sin beso de buenas noches.

Pedro de 50 años, se mostró temeroso cuando tuvo su primera cita con una mujer que conoció en un restaurante mexicano en Miami.

«Normalmente, uno daría dos besos a alguien para saludarlo, pero ambos dudamos», dijo Pedro, añadiendo que tuvieron la precaución de no beber del mismo vaso o de partir una torta de chocolate en lugar de comer del mismo plato.

Lo pero fue que no hubo un beso de fin de cita, dijo Pedro, aunque tiene la intención de volver a verla pronto.

Pedro dijo que espera que el mundo de las citas online cambie de forma radical. «Todos salimos preparados para evitar enfermedades de transmisión sexual, y ahora sin embargo, lo realmente aterrador es que la otra persona tenga un resfriado o tos».

Bueno amigos como podemos ver a pesar de que nunca ha sido tan difícil ligar ni siquiera el coronavirus está pudiendo impedir que el amor siga fluyendo y salga adelante. Aún así os pedimos que seáis responsables y que no salgáis de casa.