¿Porqué son tan importantes las primeras impresiones en una cita?Los humanos se sienten incómodos con la incertidumbre, o, simplemente, ante lo desconocido. Esa incertidumbre, y por tanto, esa incomodidad, está particularmente presente durante las interacciones iniciales con extraños.

Estas afirmaciones, remitidas por Berger y Calabrese (1975), fueron fundamentales a la hora de desarrollar su Teoría sobre la Reducción de la Incertidumbre. Los argumentos en los que se basaba esta teoría son que los humanos se sienten incómodos al no saber las cosas, y por lo tanto, tratan de comunicarse para reducir esa incertidumbre.

Algo que los individuos suelen durante este proceso de reducción de la incertidumbre es la similitud. Aunque la sociedad suele adoptar el tópico de que «los polos opuestos se atraen», años de investigación demuestran que las similitudes, y no las diferencias, son los que dan lugar a los sentimientos de atracción.

De hecho, ser diferentes puede producir lo que se conoce como «una atracción fatal», un proceso en el que, lo que era inicialmente atractivo, puede tornarse en la causa fundamental de que la relación fracase.

Y es que durante nuestras interacciones iniciales, también nos formamos una percepción de lo costosa o gratificante que podría ser una relación con la otra persona. Por eso son tan importantes estas primeras impresiones. Esencialmente, durante esa conversación inicial, nos formamos un juicio positivo o negativo sobre una hipotética relación sentimental con esa persona.

Investigaciones psicológicas recientes nos hablan de un proceso llamado algo así como «rebanada delgada». Esta línea de trabajo experimental nos muestra que las primeras impresiones que se generan en los primeros segundos de interacción con la otra persona, pueden ser suficientes para formar un juicio preciso y fiable sobre ella y una futura relación

La investigación viene a demostrar que si los juicios que formamos en nuestra mente sobre la otra persona son positivos, trataremos de comunicarnos más con esta persona y buscaremos saber más. Por el contrario, si nuestro juicio es un juicio negativo, reduciremos nuestra comunicación dificultando que la interacción progrese.

Trabajos más recientes han tratado de identificar que factores son los que determinan el que tengamos una impresión positiva o negativa en esos primeros segundos de una cita rápida basada en la comunicación.

En resumen, es posible que sólo tengas unos segundos para ofrecer una primera impresión que haga a la otra persona plantearse una relación contigo. Tanto los mensajes verbales como los no verbales son clave en estas interacciones iniciales. Ten en cuenta estos procesos y trata de que tus primeras impresiones sean maravillosas cuando decidas acudir a una cita (salvo que la otra persona no te haya causado una buena impresión claro y no te interese!).