El verdadero amor no tiene en cuenta las diferencias de edad sino que se centra en la pasión, la atracción y en compartir los mismos valores y el mismo proyecto de vida. Básicamente funcionan igual que cualquier otra relación. Sin embargo, a pesar de todo, las parejas en las que sus integrantes tienen edades muy diferentes suelen llamar la atención y recibir numerosas criticas por parte de la gente.

Desafortunadamente, a menudo se trata principalmente de comentarios molestos. Muchas personas que critican este tipo de relación expresan sus dudas de que sea amor verdadero y no interés por parte de alguna de las partes (normalmente la más joven). Sin embargo, y a pesar de esta desconfianza, es posible que exista el amor entre personas de distinta edad y que su relación pueda funcionar como cualquier otra. Te lo explicamos todo en el siguiente post!

Parejas famosas con diferencias de edad.

Emmanuel Macron y su esposa Brigitte, Harrison Ford y Calista Flockhart, Michael Douglas y Catherine Zeta-Zones, Hugh Jackman y Deborra-Lee Furness… Estos son solo algunos ejemplos de parejas famosas que han construido relaciones sólidas y felices a pesar de las diferencias de edad.

A pesar de los aparentes avances en nuestra mentalidad en pleno siglo XXI , estas parejas nunca parecen estar exentas de críticas. Un ejemplo de esto es el hecho de que si tiene que haber una diferencia de edad, la gente todavía piensa que es mejor si el hombre es el mayor. En caso contrario los prejuicios suelen ser mayores.

La investigación sobre este tema ha demostrado que la desaprobación social es a menudo la causa de la ruptura de estas relaciones. El amor es ciego y no tiene edad. Sin embargo, en nuestro inconsciente colectivo, todavía pensamos que si las flechas de Cupido golpean, debería ser con alguien de una edad similar.

¿Son importantes las diferencias de edad en las relaciones?

Una gran diferencia de edad en una relación suele ser un gran desafío no nos vamos a engañar. Esto generalmente se debe al estigma que se le atribuye y la desaprobación que experimentan por parte de las personas que los rodean. Recientes estudios llevados a cabo en la universidad de San Diego indican que la relación entre dos personas con una diferencia de edad entre quince y veinte años suelen dar lugar a lo que conocemos como percepciones de desigualdad.

Esta desigualdad percibida se basa en prejuicios sociales y se traduce en que la persona mayor está tratando de alcanzar cierto estatus a través de la relación. Esto suele darse sobre todo cuando el esposo es el mayor de la relación. En este caso tener una pareja más joven puede, en cierto sentido, implicar una sensación de conquista y aumentar la autoestima.

La persona más joven, por otro lado, tampoco está libre de los prejuicios de los demás. Según los prejuicios, la persona más joven de la relación solo busca protección o simplemente se siente atraído o atraída por la situación financiera del otro.

El estigma está disminuyendo.

Es cierto que en algunos casos en los que existe una gran diferencia de edad, puede haber personas a las que solo les preocupen sus propios intereses. Pueden estar buscando estatus, seguridad financiera y protección.

Sin embargo, el amor que trasciende generaciones es más común de lo que pensamos. Estas relaciones que comienzan inesperadamente a menudo evitan estos estigmas sociales hasta que la relación se vuelve sólida.

Las relaciones entre un hombre mayor y una mujer más joven se aceptan cada vez más. Sin embargo, todavía existe la estigmatización de las mujeres mayores que mantienen relaciones con hombres más jóvenes. Lo mismo ocurre también con las parejas de gays y lesbianas, donde los prejuicios son en promedio el doble que los de las parejas heterosexuales.

Cuando se trata de amor, solo los valores son importantes.

Además del estigma social, el reto que suelen afrontar estas parejas es el hecho de pertenecer a dos generaciones distintas. Esa diferencia en su crianza social significa en ocasiones que uno de los socios tiene valores y antecedentes educativos muy diferentes a los de su pareja.

También pueden tener amigos que son muy diferentes y tienen intereses muy diferentes a los de la pareja. Este suele ser el caso cuando la diferencia de edad es cercana o superior a los veinte años. Por supuesto, esto es algo en lo que puede trabajar con el tiempo. Lo más importante es que haya armonía y que los socios respeten los cuatro pilares básicos de cualquier relación exitosa:

  • tienen los mismos objetivos y perspectivas en la vida
  • comparten los mismos valores
  • están satisfechos con su vida sexual
  • tienen personalidades que se complementan

Finalmente, podemos comparar las diferencias de edad entre las parejas románticas en muchos casos con un puente que se construye entre los dos. Este puente debe salvar los prejuicios sociales y los comentarios inútiles.

Es cierto que el amor nunca es fácil. Hay obstáculos que superar, retos en los que trabajar y situaciones difíciles que afrontar. Si ambos están involucrados y permanecen firmes en el compromiso mutuo, pueden lograr lo que quieran. ¿Una diferencia de edad perfecta? Lo cierto es que no existe una diferencia de edad perfecta pero si que es más complicado tener una relación exitosa cuanta más diferencia de edad exista, sobre todo cuando esta supera los 20 años, aunque en el amor nunca digas nunca…