Empecemos por el principio: ¿Que es la adicción al amor? La adicción de cualquier tipo es un patrón compulsivo (es decir, falta de voluntad repetitiva) y crónico (a largo plazo) de usar una sustancia o comportamiento en particular para lograr un estado de comodidad o excitación con el fin de «curar» las emociones y sentimientos que nos provocan ansiedad. Los adictos tienden a seguir consumiendo su droga a pesar de los efectos negativos de la adicción.

La adicción al amor se ha convertido en un problema para muchas personas que tienen dificultades para encontrar la pareja adecuada y crear una unión saludable con alguien y que están atrapadas en un círculo vicioso de dolor y frustración en sí mismas y en quienes les rodean.

A menudo creen que el problema es que encontraron a la persona «equivocada» o que el amor «pasó». Algunos saltan de una relación a otra en busca del maravilloso sentimiento de estar enamorados. Otros permanecen en la relación, a pesar de los sentimientos de insatisfacción, pensamientos secretos de separación,  sin llegar a comprender la raíz del problema.

La adicción sexual es otro modelo compulsivo de búsqueda de la excitación sexual sin apego emocional. Es más difícil definir la adicción al amor, porque por naturaleza todos dependemos del amor de una manera u otra: lo anhelamos y lo necesitamos. Todos necesitamos el apego para sobrevivir e intuitivamente buscamos vincularnos con los demás, especialmente con los románticos. No hay nada malsano en este deseo de amor.

La adicción al amor es un deseo compulsivo y crónico de amor romántico en un intento por satisfacer nuestra necesidad de seguridad y autoestima a través de otra persona. En la etapa del enamoramiento, la necesidad parece haber sido satisfecha, pero tan pronto como los sentimientos disminuyen naturalmente la intensidad, la decepción y el vacío regresan. Las consecuencias negativas de esas expectativas incumplidas pueden ser devastadoras, pero el adicto entra en una relación una y otra vez, y sigue creyendo que el amor puede mejorar su vida.

adicta al amor

Los adictos al amor más difíciles de tratar son aquellos que construyen relaciones con varias personas a la vez y se atormentan con la pregunta de a quién elegir. Realmente creen que el principal problema aquí es decidir cuál de los socios es el más adecuado.

Las causas de la adicción son fáciles de reconocer: cuidado y atención insuficientes en los adultos, baja autoestima, falta de ejemplos positivos de relaciones saludables, creencias impuestas socialmente sobre lo que es el amor romántico ideal (“y vivieron felices para siempre”).

Pero, desafortunadamente, en este caso comprender el origen del problema no ayuda mucho a resolverlo. La información no es capaz de cambiar el deseo inconsciente de encontrar pareja a cualquier precio. Las frases que mas se repiten en estos casos  son:

«¡Otro hombre equivocado! Nunca más volveré a salir con nadie así. La próxima vez lo haré con alguien totalmente opuesto».

«No quiero volver a tener una relación con nadie. A partir de ahora solo tendré historias esporádicas».

«La próxima vez me tomaré mi tiempo antes de meterme en una relación».

Por desgracia, esto no funciona. Aquí hay algunos datos sobre dónde te llevará la adicción si comienzas una nueva relación sin aprender de tus experiencias dolorosas:

1. Si buscas todo lo contrario de la pareja anterior, recuerda que lo contrario de los enfermos son…más enfermos. Con este enfoque, simplemente saltas de un extremo a otro y te encuentras en el mismo lugar, en una relación destructiva.

2. Tu nuevo “solo amigo”, con quien “ocasionalmente” pasarás tiempo, tarde o temprano se convertirá en tu próximo amante, y todo terminará igual que antes.

3. Las palabras de que la próxima vez irás más despacio, serán solo palabras cuando las hormonas entren en juego y el enamoramiento comience a tomar decisiones por ti. Y el amor es ciego

La verdad es esta: vayas donde vayas, terminarás en el mismo sitio. El problema no es la mala suerte, ni las precipitaciones o malas elecciones. El problema son tus patrones de comportamiento.

¿Cómo acabar con la adicción al amor?

Primero, comencemos con los siguientes pasos:

1. Detén tus acciones habituales, da un paso atrás y observa tu propio comportamiento. Haz un inventario de tus patrones de relación disfuncionales y escríbelos. Se honesta contigo misma y no culpes a nadie por las decisiones que tomes.

2. Revisa cuidadosamente el inventario de sus patrones. ¿Encuentras superposiciones con tus experiencias infantiles? Si es así, no es una coincidencia.

3. A menos que estés casada o en una relación seria, te recomiendo que te abstengas de nuevas aventuras sexuales durante al menos seis meses. Esto incluye coqueteo, romance, sitios de citas, aventuras de una noche, intentos de amigos y familiares de tener una cita con un «buen chico». Necesitas tomarte un descanso de todo esto y aclarar algunas cosas antes.

4. Si no estás en una relación seria en este momento, no inicies una nueva sin comprenderte antes a ti misma e, idealmente, recibir ayuda profesional de un psicólogo. Si estás en una relación, tómate tu tiempo para tomar decisiones o hacer cualquier exigencia a tu pareja hasta que hayas descubierto tus patrones. La excepción son las relaciones basadas en la violencia: debes escapar de ellas y rápidamente.

5. Pregúntate cómo será su vida si asumes la responsabilidad de su propia felicidad, éxito y fracaso, y te amas a ti misma como te gustaría ser amada.

6. Haz un plan de cambio de comportamiento y síguelo rigurosamente todos los días. A veces estarás triste, sola, pero al final recibirás el regalo más valioso del mundo: te reconocerás y te amarás a ti misma. Solo entonces podrás enamorarte de verdad de la otra persona y construir una relación sana con él sin manipulación ni violencia.

7. Acéptate a ti misma y a los demás tal como son. Será el mayor acto de amor que puedas hacer.