La barrera del idioma es uno de los factores que hay que tener en cuenta a la hora de contraer matrimonio con un extranjero. Es cierto que cada año muchas parejas se divorcian en el mundo sin que el idioma tenga nada que ver con eso. Pero si que es cierto que a los problemas que normalmente tienen las parejas, , a los matrimonios mixtos hay que añadirles aquellos momentos de malentendido a nivel lingüístico que pueden generar en tremendas discusiones y generar numerosos problemas si no se lleva de la forma adecuada.

¿Qué hacer? A continuación te dejaos algunos consejos que te ayudarán a encontrar la mejor forma de comunicarse con tu cónyuge de otro país.

1. Es importante tratar de comprender hacia dónde te diriges.

De inicio es poco probable que puedas superar la barrera del idioma por completo y seguramente te topes con bastantes malentendidos en el camino, a  menos que permanezcáis juntos para poder celebrar vuestras bodas de plata. Pero si trata esto con comprensión y buenas dosis de humor, tendrás anécdotas y diversión el resto de su vida. Cada día descubrirás algo nuevo en una persona de otra dimensión cultural y lingüística, aprenderás nuevas palabras y conceptos. ¡No me digas que no es genial! Es evidente que no será fácil pero esto no quiere decir que no pueda surgir algo increíble entre vosotros.

2. Antes de ofenderte, asegúrate de que le has entendido.

Créeme, incluso si vuestros idiomas no son muy diferentes entre sí, puede haber muchos matices que pueden dar lugar a un sin fin de malentendidos. No debe dar miedo, solo necesitas estar preparado para esto y darlo por sentado. Como comentábamos en el punto anterior la paciencia es clave. Por tanto asegúrate de entender bien lo que está diciendo la otra persona antes de ofenderte. Puede que lo que tu has entendido no tenga nada que ver con lo que quería decir la otra persona.

3. Siempre es más fácil comunicarse si ambos hablan el idioma de, al menos, uno de los dos.

Entonces, al menos uno de los novios estará seguro de lo que dice exactamente y de que suena exactamente como él quiere presentarlo. Si os estáis comunicando en un idioma extranjero para ambos, la tarea puede volverse más difícil dado que aquí mezclamos el querer decir algo en un idioma que no es el tuyo y el tratar de entender a la otra persona en un idioma que tampoco es el suyo con lo cual es doble trabajo para ambos!

4. Enséñale a tu cónyuge los conceptos básicos de tu idioma.

Esto nos parece super importante si tienes en mente tener una relación con esa persona a largo plazo. Incluso si no lo necesita y se le olvida todo en una semana. Si ambos vais dominando aunque sean los conceptos básicos del idioma del otro, estaréis creado puentes para poder llegar a entenderos cuando llegue el momento de discutir o cuando surjan discrepancias entre vosotros. Cuantas más herramientas a vuestro favor, mayor entendimiento.

5. Si vives en su país, la regla número 3 se vuelve primordial.

Aquí hay un punto muy importante: Si decides aprender el idioma local, no comiences la comunicación con la otra persona en inglés (si no estás en un país de habla inglesa) y otra «lengua franca», de lo contrario nunca aprenderás el idioma local. Continuarán comunicándose con usted a medida que comenzaron. Recuerda que el primer hábito es más fuerte que el siguiente, funciona perfectamente con el idioma.

Somos conscientes de que aprender un idioma hace que cualquiera se sienta como un idiota al principio, pero es mejor estudiar el idioma de forma intensiva a pesar de este hecho, que conformarse con tirar de la opción para perezosos que es el hecho de hablar en un idioma intermedio para los dos. Piensa que no hace falta que expreses todo lo que piensas todo el tiempo. Deja que el nuevo idioma que estás aprendiendo se desarrolle contigo, date tiempo. A la vez observa más de cerca a las personas, no hay necesidad de «poner todas las cartas sobre la mesa» inmediatamente, especialmente si no conoce todas las características culturales de una sociedad determinada.

Conocer el idioma del estado local te dará una mayor libertad de comunicación con todo el mundo. No olvides que si por ejemplo te comunicas con él en inglés por ser un idioma intermedio entre ambos te será imposible comunicarte con la mayor parte de su familia que seguramente no lo hablen o amigos. Si aprendes su idioma local podrás conocer mejor a todo su círculo e integrarte mejor. ¿Te va a llevar más tiempo? Pues si, pero a la larga lo agradecerás.

6. En consecuencia, la siguiente regla: entablar relaciones con su familia tanto como sea posible.

Esto es especialmente importante si no les agradas al principio. Se más inteligente y trata de encontrar «aliados». Si no funciona con parientes cercanos, inténtelo con lejanos. Siempre existe una persona adecuada que te ayudará.

7. Estrecha lazos con otros miembros de su entorno además de su familia.

Si te ganas la confianza de alguno de uno o varios de sus amigos, tendrás mas oportunidades de ampliar enormemente tus horizontes lo cual, sin duda, te ayudará a perfeccionar tus habilidades lingüísticas de una forma increíble.