Todo lo que necesitas saber para disfrutar del amor en pleno siglo XXI

¿Cómo restaurar la confianza con mi pareja después de una traición?

Las relaciones de pareja se basan fundamentalmente en la confianza. Sin embargo hay ocasiones en las que esta confianza puede quebrarse y no es fácil volver a conectarse con la otra persona cuando esto sucede, por no decir que en ocasiones es imposible. La buena noticia es que, si realmente es lo que quieres, siempre existen formas de poder recuperarla, aunque eso si, no siempre será sencillo ni rápido.

Vamos a ver varias cosas que puedes hacer para restaurar la confianza de tu pareja en caso de haberse producido alguna traición:

Tener claro que quieres superarlo

Uno de los primeros requisitos clave para restaurar la confianza es la autenticidad del deseo de superar la traición. Solo podrás restaurar la confianza en la otra persona si hay una determinación real.

Y esto debe ser mutuo. A veces pensamos que prometer mejoras, amenazar o dar un ultimátum motivará al otro a cambiar, pero es poco probable que se cumplan los compromisos asumidos bajo coacción. Para reconstruir la confianza, el primer paso fundamental es recuperar el diálogo.

Llevar a cabo una comunicación efectiva

Las palabras tienen mucho peso en nosotros, al igual que las intenciones que transmiten. El tema es que no todo el mundo tiene la misma definición de confianza, por lo que lo primero que necesitas saber es qué significa para ti. Este es un paso clave para llegar a un acuerdo con tu pareja sobre lo que es ser leal el uno con el otro, y lo que puede o no traicionar vuestra confianza.

La comunicación eficaz requiere de gestos sinceros, grandes o pequeños, que demuestren que podéis contar el uno con el otro. Si eres tú quién falló, y quieres volver a ser una persona confiable, debes analizar muy bien lo que puedes hacer para que el otro se sienta seguro, escuchado, amado y respetado.

Pasar página de verdad

A veces es importante cerrar los ojos a los errores. Si después de una traición decides pasar la página, pero agregando frases como «Te doy una segunda oportunidad, pero si vuelves a hacerlo de nuevo, se acabó», es probable que no funcione.

Este tipo de advertencia ya es un signo de desconfianza. Es necesario pasar página de verdad, querer perdonar y sacar todo lo que llevamos dentro antes de dar el paso. La frustración que no se confiesa y se instala dentro de nosotros puede ser tóxica y no dejaros avanzar.

Analizar tu parte de culpa

Es tentador reducir el abuso de confianza a su expresión más simple: X lastimó a Y. En casos de agresión sexual o malos tratos la responsabilidad es obvia y el diálogo con el agresor no tiene ningún tipo de sentido.

En situaciones más normales en las que no existen estos comportamientos, la distribución del daño puede ser más difícil de identificar. En estos casos pregúntate si puedes actuar de manera diferente para evitar que una situación así vuelva a producirse. Puede que no estés equivocad@ con la erosión de la confianza, pero también podría ser que algún aspecto tu actitud haya contribuido a ello.

Analizar con claridad cuál es la parte de responsabilidad en lo ocurrido ayudará a volver a confiar. Al igual que apartamos nuestra mano del exceso de calor, debemos aprender a evaluar las señales que recibimos de los demás, y ver hasta donde llega nuestra culpa para poder evitar problemas similares en el futuro.

Cuídarte y aprender

Es fundamental cuidarse cuando han traicionado tu confianza. El ejercicio es bueno para la salud mental. En el cerebro, la liberación de endorfinas, las hormonas del buen humor, proporciona una sensación de calma a medida que disminuye la hormona del estrés, el cortisol.

Esto te permitirá reflexionar con más claridad sobre lo que ha ocurrido. Unirse a grupos de apoyo o especialistas ayudará a aquellos que siguen sin poder terminar de confiar, o no son capaces de analizar de un modo imparcial las causas que los llevaron a esa situación.

También es buena idea buscar a personas que hayan tenido la misma experiencia que tú y observar como lo superaron. Si hay una lección que aprender de la traición es al final la de compartir experiencias que nos ayuden a crecer.

Darte tiempo

La reconciliación no llega de inmediato. Debes ser paciente y no asustarte al ver que esto puede ser un proceso lento. Cuando nos sentimos traicionados, el cerebro entra en modo reptil (ataque o huida) y dificulta el examen racional de la situación. Tomarse el tiempo para calmarse y dejar de estar a la defensiva te permitirá encontrar un espacio para la colaboración.

Si tú eres la causa de esta pérdida de confianza, considera acercarte a la persona traicionada, así como ser paciente y consciente de tus limitaciones. No dudes en valorar su dolor y no tengas problemas en disculparte. Deja bien claro que quieres volver a recuperar su confianza aunque haya que ir paso a paso.

A veces es mejor seguir adelante

A pesar de nuestros mejores esfuerzos, no siempre es posible recuperar la confianza de la otra persona. Si todos tus intentos fracasan, puede ser el momento de seguir adelante aunque sea de forma temporal. El tiempo y el espacio pueden ayudar a ver todo con más claridad y a hacer que se abra un nuevo espacio de entendimiento entre vosotros.

No obstante lo más importante es saber que, pase lo que pase, no se acaba el mundo, y que aunque todo salga mal, siempre existen opciones para seguir adelante y ser feliz.

Fuente: https://valemoran.com/

Los comentarios están cerrados.

© 2021 Enamoraos Canallas — Funciona gracias a WordPress

Tema realizado por Anders NorenIr arriba ↑